Día de las Personas con Discapacidad

CIPeD unsa

En el marco del 3 de diciembre, Día de las Personas con Discapacidad, la CIPeD y la REDI expresaron un comunicado para visibilizar al colectivo.

La Comisión de Inclusión de Personas con Discapacidad (CIPeD) de la Universidad Nacional de Salta hace suyo el mensaje enviado por REDI, Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad y expresa una vez más que el 3 de diciembre, Día de las Personas con Discapacidad, es una fecha para visibilizar al colectivo y evaluar las conquistas alcanzadas y los derechos a conseguir.

Este día tampoco es un mero balance ni un recordatorio sino que es oportunidad de reclamar nuestra ciudadanía.

Las personas con discapacidad históricamente han sido relegadas como destinatarias de políticas públicas y han pagado con el recorte de sus derechos los ajustes que los gobiernos de turno decidieran realizar bajo el neoliberalismo o pensadas pocas veces como prioridad en gestiones de corte social.

No hay que celebrar el 3 de diciembre. Las personas con discapacidad en nuestro país vivieron y aún transitan la quita de sus derechos que no se reduce a la suspensión de pensiones y la negativa del estado a restituirlas; al empobrecimiento de su calidad de vida con la provincialización de Incluir Salud; la constante de ciudades y transportes inaccesibles; un sistema educativo que todavía no incluye a les estudiantes con discapacidad; un mercado laboral que persiste en la concepción de las personas con discapacidad como improductivas y el sector público que incumple los cupos de empleo para personas con discapacidad en sus organismos y en las empresas que prestan servicios al estado, entre tantos reclamos.

Desde REDI seguimos exigiendo que se tome en cuenta a las personas con discapacidad en las políticas referentes a urbanización y edificación para garantizar ciudades habitables, en las planificaciones de futuras elecciones y censos para hacer concreta la ciudadanía del colectivo; en las acciones de protección contra la violencia machista para asegurar el acceso a las mujeres, niñas, niños, jóvenes y adultos con discapacidad víctimas y consolidar la participación de las personas con discapacidad en los ámbitos que le corresponden como los observatorios y que cesen de ser anexos al estado que deben controlar.

Con las banderas en alto sigamos demandando un nada sobre nosotres sin nosotres.